Importante
Va tomando alas

Va tomando alas

24 noviembre 2016 a las 1:41 am

Parece que fue ayer cuando la ilusión de un San Martín protagonista de la B Nacional se caía a pedazos tras la goleada en contra sufrida en manos de Guillermo Brown en Puerto Madryn, de hecho, de aquel partido pasaron exactamente 31 días y ese feo recuerdo sirvió para ubicarnos a todos los cirujas en la realidad a la que debíamos prestar atención, jugar para no descender.

Sin embargo, ese pensamiento (al cual se llegó también gracias a derrotas de local -Chacarita y Villa Dálmine por ejemplo- y un rendimiento muy irregular del equipo de Cagna), otra vez comenzó a mutar.

Desde la derrota en el sur del país, el Santo no volvió a perder más, y el equipo comenzó a mostrar credenciales en cancha que antes no mostraba. Será la famosa adaptación a la categoría, será la vergüenza deportiva de los jugadores, o la mano de Cagna para cambiar piezas claves, lo cierto es que este San Martín tiene poco y nada que ver con aquel que deambulaba por las aguas nauseabundas del descenso hasta aquella triste goleada.

Sin irnos del foco de lo que fue la victoria de este miércoles ante Boca Unidos de Corrientes, otra vez pudimos ver un juego parejo y ordenado en la mitad de la cancha, con Daniel Dip y Matías García como abanderados al cual hoy felizmente se le sumó un nuevo escudero: Agustín Briones, que en su segundo partido reemplanzando al pibe Abregú (lesionado en la rodilla) fue la rueda de auxilio fundamental para que sus compañeros desplieguen todo el juego del Santo.

Otro punto a resaltar de este “nuevo” San Martín está en el juego aéreo, las jugadas preparadas y la cantidad de pelotas enviadas al arco rival. En la cantidad se encuentra contundencia y en la contundencia llegan los goles. Dice un refrán muy usado por los viejos relatores del PES: “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe” y San Martín hoy la terminó rompiendo, porque fue mucho y bien.

Los goles son muestra de ello, el primero una jugada aceitada que tras tocar dos cabezas se dio motivo para confirmar otro dicho popular, “dos cabezazos en el área es gol”, y así fue, centro cruzado de la izquierda a la derecha en un tiro libre, Catalán cabecea al centro sabiendo que Moreira entraba por las alturas para meterla desde el punto del penal al palo izquierdo del arquero, imposible de atajar y jugadón del Santo.

Pero este equipo no escatimó en ataque ni en marca. Gonzalo Rodríguez con un primer tiempo digno de sus mejores partidos del Federal fue imposible para una defensa de Boca Unidos que se desvivía para frenarlo, algunas veces lo consiguió y otras lo sufrió. Cuando los correntinos quisieron jugar, gracias al juego de Leonel “Toti” Ríos (el único que propuso algo), el fondo y el mediocampo del Santo estuvo siempre bien parado para quitar primero y distribuir después. Poco peligro tuvo que contener Taborda.

En el complemento el Santo se resguardó y fue inteligente, no sin antes primerear al visitante y poner el 2-0. Otra vez, luego de una falta en ataque, una pelota al vacío salió para Diego Bucci que tiró el centro a Gonzalo Rodríguez para que de taco habilite a Ramón Lentini que volvía a ponerse la 9 y la pilcha del goleador que sigue vivo en la memoria reciente de todos los sanmartinianos. Todo previamente calculado, dio la impresión.

Pero a ver, esto que se vio con Boca Unidos para los que los venimos viendo a San Martín no debe sorprendernos. El equipo ante Almagro ya dio serias muestras de rebeldía y de juego potente, al frente tuvo un rival que no le hizo fácil la tarea y terminó en empate, luego en Santiago el equipo también estuvo cerca pero la faltó puntería, y por qué no, en ambos partidos un 9 en cancha, que tras la salida de Quiroga, daba la impresión de que no había quien la meta.

La B Nacional es larga, complicada y llena de altibajos, el más regular tendrá premio a fin de temporada dicen quienes la conocen bien. Sumando el de ayer, el Santo llegó al 5º partido sin derrota, se alejó mucho de los promedios bajos y está a solo 8 puntos de la punta, aunque en la tabla se ubique en la 11º posición, la regularidad del equipo de La Ciudadela, comienza a sorprender y quien dice a prender otra vez la chispa de la ilusión un poco apagada por la realidad del comienzo.

En definitiva, el Santo todavía está lejos de convertirse en eso que los hinchas, dirigentes, jugadores y cuerpo técnico soñaron al comienzo del campeonato: el equipo fuerte que imponga respeto en la B Nacional, que ganara cómodo los partidos y que luche mano a mano el ascenso con los grandes porteños (Argentinos Juniors, Ferro, Chacarita) y las revelaciones de campeonato Brown de Madryn e Independiente de Mendoza, sin embargo, si sostiene lo hecho este miércoles lo que comienza con este pequeño salto, puede empezar a ser también un vuelo rasante y por qué no convertirse de una vez por todas un vuelo a gran altura que lo deposite donde todos nos queremos ver de una vez por todas.

Dejá tu comentario

Login