Importante
Se lleva las palmas

Se lleva las palmas

11 marzo 2017 a las 2:08 am

La vuelta al ruedo de manera oficial fue a toda orquesta en San Martín. El elenco que dirige Diego Cagna jugó un gran partido y le ganó 3 a 0 a Gimnasia de Jujuy en una Ciudadela repleta.

El albirrojo fue un equipo corto. Presionó bien en todos los sectores de la cancha. Los 11 jugaron un buen partido, pero si tenemos que destacar a uno por línea, nos quedamos con Rolando Serrano (una muralla atrás), Matías García (el que puso el fútbol) y Gonzalo Rodríguez (pura entrega y capacidad goleadora).

El Lobo, ese elenco que suele hacerse fuerte en Tucumán, no pudo hacer pie en un estadio que explotó del minuto 0 al 92. Casi no inquietó a Carrizo y perdió en todos los sectores de la cancha. El que más volvió loco a los albicelestes fue García, responsable en un 90% del primer gol Santo, porque corrió desde mitad de cancha por izquierda, entró al área y tiró el centro atrás para que un letal Lentini abra el marcador.

No conforme con ello, el ex Gimnasia LP fue clave en el segundo gol, donde tras una pelota que recuperó Abregú corrió 10 metros para habilitar de manera perfecta a Gonzalo, el delantero que en unos cuantos meses pasó a ser uno de los jugadores más queridos del plantel.

El estado físico que mostró el albirrojo fue envidiable. Eso se notó en el segundo tiempo, donde suele quedarse en los primeros minutos por el desgaste hecho en la primera etapa. Esta vez eso no sucedió, y aunque Gimnasia asustó con un cabezazo que tapó Carrizo (su única intervención en toda la noche), el tercero no se hizo esperar demasiado. Bucci cedió para Galeano, éste la luchó contra dos rivales y el balón le quedó servido al delantero de Aguilares, que volvió a batir el arco jujeño, esta vez con un remate fuerte cruzado.

San Martín pudo haber hecho un par de goles más, pero en los minutos finales se dedicó a cuidar la pelota y hacer correr al rival, que se quedó con uno menos por la expulsión de Arce, por doble amarilla. En los minutos finales bajó el “oleeee” de las tribunas y el once de Ciudadela se fue bajo una catarata de aplausos a las duchas. Esta vez, la actuación de los de Cagna se llevó todas las palmas.

Dejá tu comentario

Login